El Rol del Líder en la Gestión del Clima Laboral

El Rol del Líder en la Gestión del Clima Laboral

Closeup of business people shaking hands over a deal

El Rol del Líder en la Gestión del Clima Laboral

Investigaciones mostradas en el libro de Daniel Goleman “El Líder Resonante crea más”, señalan: “…el impacto del clima emocional sobre el rendimiento es de un 20% a un 30%”; es por ello que las empresas clase mundial, buscan constantemente identificar oportunidades de mejoras y puntos fuertes, basándose en este tipo de estudios para cerrar las brechas de satisfacción entre la organización y su gente”. Es la alta dirección de la empresa, con su cultura, procedimientos y gestión, la que proporciona -o no- el terreno adecuado para un clima laboral idóneo. Mientras que un “buen clima” se orienta hacia los objetivos generales, un “mal clima” destruye el ambiente de trabajo, ocasionando situaciones de conflicto, malos entendidos y en consecuencia, bajo rendimiento.

Hacer planes sin el diagnóstico adecuado es como iniciar un tratamiento médico sin contar con los exámenes de laboratorio, tal vez acertemos y resolvamos el problema, pero existe el gran riesgo de invertir una gran cantidad de tiempo y recursos sin lograr ningún resultado, incluso, los efectos de este tratamiento no acorde a la necesidad pueden llegar a ser contraproducentes. Por el contrario, un diagnóstico adecuado de clima laboral permite no sólo contar con la fotografía o temperatura del estado de ánimo de la empresa, además proporciona el conocimiento (este es su mayor aporte) acerca de qué factores lo están afectando y a los diversos tipos de empleados, de forma tal que se puedan establecer planes de acción concretos, sostenidos y de verdadero impacto para el mejoramiento del clima.

Los líderes juegan un papel clave en el éxito del negocio, debido a que no sólo son responsables de marcar el rumbo, sino también de la rentabilidad y de asegurar las condiciones para un buen clima en la empresa. Muchas veces a pesar de que la organización ofrece excelentes beneficios tanto en lo económico, como en lo social, la gente acaba desvinculándose por una mala relación con sus líderes. Estudios demuestran que la gente tiende a comprometerse más con los líderes que con la empresa; es por ello que uno de las principales dimensiones evaluadas en un estudio de clima organizacional, debe ser el liderazgo.”

Lo más beneficioso de un buen clima organizacional es que las personas pueden desarrollar sus dones y habilidades con libertad y al 100%, ahora bien ese clima organizacional debe estar configurado por los ejecutivos o la cúpula organizacional, ya que son ellos los líderes de la misma y lo únicos que pueden generar cambios representativos, entre más desligados estén las líderes que toman la decisiones del que hacer diario de una organización, se tomarán decisiones en base a números, sueldos y horarios, en vez de tomarlas en base a visión, sueños y pasión.  Por lo tanto es que si esos líderes realmente desean ver cambios significativos deben involucrarse activamente en la administración de ese valioso capital humano que hace que día a día una organización salga adelante y se desarrolle, y mejorar su nivel de satisfacción con respecto a la empresa u organización.

Goleman quien también asegura, que el tipo de liderazgo condiciona en un 70% el clima laboral, lo que significa que la actitud y la manera de comportarse de las personas con mayor responsabilidad en la empresa, va a marcar en gran medida el ambiente de trabajo. La actitud del líder es fundamental para crear el ambiente ideal para el trabajo, la integración de grupos capaces de hacer sinergia y los resultados correctos en los proyectos en cuanto a tiempo, costo y calidad.

Fuente: Libro El Líder Resonante Crea Más, El Poder de la Inteligencia Emocional” Daniel Goleman, Richard Boyatzis y Annie Mckee, septiembre 2002