El “employee engagement” traspasa la barrera laboral para convertirse en una forma de vida.

Una de las tendencias claras para este 2019, es sin duda, el compromiso que una empresa es capaz de generar con sus empleados.

Es por esto que el concepto de “employee engagement” vincula la psicología de cada empleado como individuo, su interrelación con su equipo habitual, la conexión con otros departamentos y la alineación en la estrategia, que marca así un trabajo en donde se puedan detectar los momentos  vitales para ellos y crearles así experiencias que potencien su compromiso con los valores, misión y visión de la compañía, junto con un vínculo emocional con la marca.

Un trabajador identificado con los valores de la empresa se esmerará más por defenderla en reuniones comerciales o ante debates entre sus círculos de amistades o conocidos. Y es que el “employee engagement” traspasa la barrera laboral para convertirse en una forma de vida, de orientar el trabajo y de defender una empresa.

Partiendo de esto, es claro que el coste de mantener empleados descontentos dentro de las empresas es realmente elevado, pues se traduce a una menor productividad y una gestión ineficiente de los equipos corporativos.

Por otro lado, la satisfacción de los colaboradores es importante, pero tiene sus limitaciones, ya que los empleados satisfechos muestran más interés por su propio crecimiento personal y profesional que por el de sus organizaciones, sin embargo los colaboradores comprometidos muestran un mayor interés por los resultados del negocio.

Resumiendo para dirigir el “engagement” de los trabajadores hacia los resultados, debe haber una comunicación transparente, así como objetivos claros. Los trabajadores deben estar involucrados en el proceso y al tanto de la toma de decisiones de la empresa.

¿Y en tu empresa cómo calificarías el compromiso de tus empleados?

https://bit.ly/2WciMq3

https://bit.ly/2T2Lt7a